Hidrolatos: usos y sobreusos

Hasta hace relativamente poco los hidrolatos eran poco conocidos, incluso despreciados. Sus maravillosas propiedades medicinales les han permitido tomar un importante lugar en cosmética y terapia. Pero, ¿no estamos pasando de ignorarlos a darles demasiado protagonismo? 

En este artículo te hablo sobre las virtudes de los hidrolatos sin olvidar que existen otras formas para utilizar las plantas medicinales y que por lo tanto, no son absolutamente imprescindibles aunque hoy en día lo pueda parecer…

QUÉ SON LOS HIDROLATOS

La palabra hidrolato proviene del prefijo griego hydro, que significa agua, y de lat, que deriva de la palabra francesa lait, que significa leche. En ocasiones se les llama a“hidrosoles”, debido a la traducción literal de la palabra inglesa hydrosol.  

Los hidrolatos se obtienen conjuntamente con los aceites esenciales mediante la destilación de la planta generalmente con un alambique de cobre, aunque existen otros métodos, algunos menos artesanales utilizados por los laboratorios. Hace tiempo se consideraban un subproducto de la destilación de la planta y se desechaban totalmente. Afortunadamente, hoy en día, se aprecia su alto valor y también se utiliza tanto en cosmética como en terapéutica.

Cómo se obtienen

El alambique consta de 4 partes: la caldera, el cuello de cisne, el refrigerador y el serpentín. También se le puede añadir lo que se conoce como columna, para destilar partes de las plantas más delicadas y sensibles y evitar que entren en contacto con el agua. 

En la caldera se calienta el agua y la planta. Se generan vapores que viajan a través del cuello de cisne hasta llegar al serpentín, ubicado en el interior del depósito de refrigeración que contiene agua fría, se condensa y genera dos productos: el hidrolato y el aceite esencial. 

Beneficios del uso de hidrolatos

  • Extractos muy concentrados. Los hidrolatos son extractos acuosos de la esencia soluble en agua de la planta y tienen una relación droga-extracto de 1:1 por lo que son muy concentrados.

  • Seguros. A diferencia de los aceites esenciales, los hidrolatos son generalmente seguros y con pocas contraindicaciones. Son aptos para usar directamente sobre la piel y también pueden ingerirse reabajándose con agua.

  • Más que un cosmético. Si bien es cierto que su popularidad ha sido por sus usos en la elaboración de cremas, champús, limpiadoras faciales… los hidrolatos tienen una infinidad de usos como saborizantes en la cocina, perfumes e incluso agua para la plancha.

  • Cómodos, rápidos y fáciles de usar. Sin duda comprar un hidrolato es muy cómodo y usarlo en la elaboración de tónicos faciales, cremas y champús es de lo más rápido y fácil. 

Desmontando mitos

Los hidrolatos son una maravilla, esto no se puede negar. Tienen numerosas ventajas y son unos grandes aliados para el cuidado personal. Ahora bien, existen una serie de creencias y costumbres alrededor de ellos que conviene, según mi punto de vista, revisar. No podemos olvidar que los hidrolatos se han puesto de moda y eso supone un «peligro», porqué el marketing puede llevarnos a creer que siempre son la mejor opción olvidando que tenemos otras formas más asequibles y a veces, más sostenibles, de trabajar con las plantas medicinales.

  • Se pueden obtener hidrolatos de forma casera sin tener alambique, simplemente mediante una olla y poco más.

    Con tan sólo una olla, la tapa, fuego y un poco de hielo podemos destilar las plantas para obtener su agua aromática. Sin embargo, no sería correcto llamar a este producto hidrolato ya que los hidrolatos son extractos a una concentración de 1:1, lo que significa que en 10ml de hidrolato se encuentran 10g de planta. Con el método casero de la olla y el hielo obtenemos un destilado muy poco concentrado y mucho más diluido. Llamar a estos productos hidrolatos puede ser insultante para aromatólogos y expertos en destilación porque obtener esta clase de productos requiere experiencia y un equipo óptimo para poder extraer hidrolatos de buena calidad.

  • Los hidrolatos son mejores que otros extractos como tisanas o tinturas. Que lástima pensar eso. Son productos diferentes y cada uno aporta unas propiedades diferentes ya que, según el método de extracción, nos beneficiaremos más o menos de las propiedades de cada planta. Puede que, como hemos dicho en el punto anterior, sean cómodos, rápidos y fáciles de usar y que muchas veces sean preferibles para evitar «manchar» o «potinguear» demasiado haciendo infusiones, filtrando, macerando… Pero oye, ¿no es esta la magia de elaborar tus preparados? 

  • Los hidrolatos son la única y mejor forma de elaboración de cremas cosméticas, champús y otros preparados caseros. Con la cosmética natural casera que tanto está de moda, nos hemos olvidado que las infusiones y extractos son también fase acuosa de todo tipo de preparados. La cosmética natural de hoy en día se basa en productos uniformes, blancos y con muy poca riqueza de extractos gracias al uso de hidrolatos. Por supuesto que a los laboratorios les interesa venderte su emulsionante, su envase, sus aceites esenciales, su vitamina E, su hidrolato… Hacer este tipo de preparados está bien, yo también los he hecho pero oye,  ¿No crees que a veces simplemente estás mezclando ingredientes?

     

  • El hidrolato de hamamelis o de milenrama son fantásticos tónicos faciales y estimulantes de la circulación por su alto contenido en taninos. Yo también me lo creí. ¿Acaso no te venden el hidrolato de hamamelis como tónico venoso? Las propiedades astringentes y venotónicas que los taninos aportan a estas dos plantas y también, al avellano que «es nuestro hamamelis» al cual por cierto, a menudo se sustituye por la versión americana, el Hamamelis, (otro tema de marketing), no se encuentran en el hidrolato ya que los taninos no se extren con este método.

Hidrolatos ¿sí o no?

¡Por supuesto que sí! ¡Claro que sí! Pero no te olvides, existen otros extractos, que tu misma puedes crear y que son absolutamente maravillosos. 

REFERENCIAS: 

  • Catty S. Hydrosols. The next aromatherapy. Healing Arts Press; 2001.
  • Vertedor OP. Hidrolatos. Aromaterapia con aguas esenciales y medicinales.
  • Villar del Fresno AM. Farmacognosia General. Síntesis; 2010.