Todos sabemos que dormir es importante, ¿pero cuál es la función del sueño y porqué es tan necesario? El sueño permite que que el sistema nervioso se ecupere tras un fatigosa jornada en constante vigília. El descanso de nuestro cuerpo y nuestra mente es absolutamente necesario para el desarrollo de la actividad diaria y el correcto funcionamiento del organismo. Sin el debido descanso, aparecen trastornos, malestares y patologías que deterioran nuestra calidad de vida. 

El insomnio se puede manifestar de formas diversas según la persona y generalmente se clasifica en los siguientes tipos de insomnio:

Insomnio inicial o de primera hora

Este tipo de insomnio dificulta la conciliación del sueño. A menudo se debe a un estado de hiperactividad, ansiedad o hipervigilia. Las personas más nerviosas y mentales que a menudo se sienten abrumadas por infinitos pensamientos y preocupaciones suelen tener este tipo de insomnio. A veces este nerviosismo agota pero dificulta el sueño. En estos casos una bebida caliente y nutritiva antes de acostarse puede ser de gran ayuda. 

Insomnio medio o de sueño interrumpido

Se carecteriza por presentar despertares frecuentes durante la noche, especialmente entre las 2 y las 3 de la madrugada siendo muy difícil volver a conciliar el sueño. Este tipo de insomnio puede estar relacionado con ansiedad aguda y digestiones pesadas. Para estas personas puede ser muy beneficioso hacer un poco de ejercicio físico ligero antes de acostarse, un poco de meditación y tónicos amargos para facilitar la digestión. 

Insomnio terminal o de segunda hora

Es el despertar demasiado pronto por la mañana, sin posibilidad de conciliar el sueño de nuevo. La mayoría de las veces suele ser o bien por el consumo de somníferos o bien por acostarse demasiado tarde. Para estas personas es importante adoptar rutinas y hábitos que faciliten la rápida conciliación del sueño.

Cómo preparar al cuerpo y la mente para ir a dormir

Cuando tenemos sueño, nos pesan los ojos y bostezamos nuestro cuerpo se relaja y el metabolismo se relantiza. Ese es el momento de acostarnos, si esperamos, puede que sea demasiado tarde y sea más difícil luego conciliar el sueño. 

Cada persona sufre insomnio por razones diferentes, no existe la píldora perfecta para cada uno. De hecho, los somníferos tan sólo enmascaran el problema y no nos permiten descubrir el origen por lo que no son soluciones reales. Cada persona debe encontrar el origen de su insomnio, sólo así podrá volver a dormir de forma natural.

Las medidas propuestas a continuación, son recomendaciones generales para encontrar una rutina que favorezca la conciliación del sueño:

  • Come ligero, bajo en hidratos de carbono, evita los de absorción rápida y no comas grasas antes de acostarte. Los alimentos pesados tardan en digerirse y eso dificulta la conciliación del sueño además de la correcta digestión. Los hidratos de carbono de absorción rápida pueden provocar hipoglucemias durante la noche e interferir en la calidad del sueño.
  • Calidez y silencio. El sueño aparece más fácilmente sin ruidos, distracciones y en ambientes cálidos.  Adapta el espacio para que no haga ni frío ni calor e intenta que no haya ruidos exteriores que puedan perturbarte. 
  • Luces fuera. La luz altera totalmente nuestros ritmos circadianos y dificulta la conciliación del sueño. Con el atardecer, es importante reducir la luz o sustituirla por una cálida y tenue que nos relaje e invite acostarnos.
  • Bebidas calientes y relajantes. Una manera de facilitar al cuerpo la conciliación del sueño es tomando infusiones o bebidas calentitas bien nutritivas para preparar el cuerpo para ir a dormir. Por supuesto, se deben evitar los excitantes como el café, cacao, té y alcohol. 
  • Facilita la digestión con tónicos digestivos. Puede que la causa del insomnio sea la ingesta de alimentos pesados o dificultades para digerir. En ese caso pueden ser muy útiles las infusiones de plantas amargas y relajantes a media tarde.
  • Relaja el cuerpo y la mente. Puede que te sientas muy agitada antes de acostarte, quizás te cuesta cerrar el día, dejar atrás todo lo vivido y bajar la tensión exceso de actividad. Por ello, puede ser interesante hacer un poco de ejercicio físico suave y meditación antes de acostarte. También evitar la televisión o al menos los programas y películas más violentos y excitantes. 

Plantas y remedios para el insomnio

Las plantas que nos ayudan a conciliar el sueño son aquellas que tienen acción principalmente sedante, siendo algunas de ellas además tónicas digestivas y/o nutritivas por lo que, según el origen del insomnio, pueden ser más o menos convenientes. 

Bebida caliente y nutritiva

Este es uno de mis preparados favoritos. Tengo la suerte de no tener nunca problemas para dormir, pero he tomado esta bebida muchas veces y es sin duda, un auténtico somnífero para mí. Sus efectos en mí son inmediatos, apenas le he dado unos pocos sorbos y ya empiezo dormirme. 

Este preparado calma las mentes más agitadas, nerviosas y preocupadas. Es ideal para todas aquellas personas hiperactivas que pueden padecer insomnio por falta de nutrientes. ¿Cómo prepararla? Muy fácil, tan sólo necesitas uno o dos ingredientes. El ingrediente principal es la leche, bien calentita. Puedes substituirla por leche vegetal, siempre que sea de almendaras o avellanas, no de cereales. Ésta tiene que ser bien nutritiva, que aporte calor al cuerpo. A esta leche caliente se le añade raíz de ashwaganda (Whitania somnifera) y opcionalmente canela (Cinnamomum sp) para darle mejor sabor. El sabor de la ashwaganda no suele ser muy popular pero se tolera mejor con el tiempo. 

Remedio sedante y digestivo

Para aquellas personas que necesiten calmar su agitación, sobretodo física, y facilitar la digestión de los alimentos,  el lúpulo (Humulus lupulus) es sin duda un gran remedio. Esta es una planta amarga, por lo que estimula la producción y secreción de jugos gástricos que facilitan la digestión, pero es además sedante. Se puede convinar con otras plantas digestivas y relajantes como la Melisa (Melisa officinalis) o la Pasiflora (Pasiflora incarnata). 

REFERENCIAS: 

  • Langade D, Thakare V, Kanchi S, Kelgane S. Clinical evaluation of the pharmacological impact of ashwagandha root extract on sleep in healthy volunteers and insomnia patients: A double-blind, randomized, parallel-group, placebo-controlled study. J Ethnopharmacol [Internet]. 2021;264. (August 2020): 113276.
  • Luengo, MT. El insomnio. Plantas medicinales. Offarm. 2013;4-8

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *