El aceite de hipérico u «Oli de cop» (Aceite del golpe) como lo llamamamos aquí en Cataluña, es uno de los remedios más clásicos entre las y los herbalistas. Quizás es su color rojo intenso que lo hace tan mágico y espectacular, pero sus propiedades medicinales son sin duda la razón por la que se encuentra en numerosas casas. ¡Este oleomacerado no puede faltar en tu botiquín!

A continuación, te explico las propiedades medicinales de este maravilloso preparado y cómo elaboralo en casa. 

EL HIPÉRICO

La planta del hipérico tiene numerosos nombres. Se la conoce en castellano como Corazoncillo, Hierba de San Juan, Hierba de las heridas, Hipericón, Hipérico… y en catalán  como Herba de Sant Joan, Herba de cop, Herba del pericó, Herba foradada, Pericó… 

Sin duda para saber de qué planta estamos hablando, es preciso especificar que nos referimos al Hypericum perforatum. Hyper eikon, en griego, significa que << está por encima de todo lo imaginable>>. ¡Y bien cierto que es! Siempre ha sido una planta considerada mágica y en este artículo hablaremos de algunos de los misterios que nos regala el hipérico y que aún la ciencia no ha sido capaz de explicar. 

Esta planta destaca entre henares, prados y campos por sus preciosas flores de color amarillo intenso. Se la conoce como Hierba de San Juan porque florece alrededor de esa fecha, siendo también el momento de su recolección. 

Tradicionalmente se han utilizado las flores de hipérico y sus sumidades floridas como cicatrizantes, digestivas, analgésicas y antibacterianas pero también tienen efectos antidepresivos, antifúngicos, antiinflamatorios y antivirales. Se ha utilizado a lo largo de la historia principalmente para tratar afecciones nerviosas y dolores neurálgicos, ciática y reumatismo.  

EL ACEITE DE HIPÉRICO

De la maceración de sus sumidades floridas en aceite de oliva obtenemos el famoso oleato de hipérico de color rojo intenso por la hipericina, un pigmento que contienen las flores y tiñe el aceite.  A pesar de llamarle muchas veces aceite de hipérico, es en realidad un oleomacerado, ya que se obtiene de la maceración de las sumidades floridas en aceite. 

Pero ¿para qué podemos utilizar este oleato? ¿Por qué es de los favoritos del botiquín?.

El oleomacerado de hipérico ha mostrado a lo largo de la historia,pero también en numerosos estudios que es un fabuloso cicatrizante de heridas. No sólo reduce el tamaño de las mismas, sino que también reduce el tiempo necesario para su curación. 

El aceite se aplica externamente para tratar quemaduras, hematomas, heridas, hemorroides, dolor muscular, dermatitis e irritaciones de la piel. ¿Te parece poco?

Paso a paso para la elaboración del aceite de hipérico:

La elaboración del aceite de hipérico es muy sencilla y es prácticamente igual que la elaboración de cualquier otro oleomacerado, sin embargo, el hipérico es muy particular y tiene sus propias preferencias que conviene que conozcas. 

Primero de todo hay que recolectar sus flores o bien las sumidades floridas. Si bien es cierto que algunas fuentes recomiendan elaborar el aceite de hipérico con sus flores deshidratadas, es una de aquellas plantas que se pueden macerar frescas sin temer que se estropee el aceite (si se hace bien, claro). ¡Y el aceite es muchísimo mejor con planta fresca! 

Para este oleomacerado necesitarás: 

– flores frescas de hipérico

– aceite de oliva virgen extra ecológico

– recipiente de vidrio con tapa hermética

Tan sólo tienes que introducir las flores en el recipiente y llenarlo hasta arriba dejando un dedo de margen. Seguidamente, viertes el aceite de oliva hasta cubrir las flores por completo. Lo cierras y lo dejas macerar unas 4 semanas. Una vez transcurridas estas 4 semanas, lo filtras y envasas en un recipiente opaco bien cerrado y lo guardas al abrigo de la luz, en un lugar fresco. 

Tipos de maceraciones

Tradicionalmente el hipérico se macera al sol y sereno, es decir, en el exterior para que los cambios de temperatura permitan su agitación y macerado durante 40 días. Además, se dice que el efecto del sol, potencia sus propiedades medicinales y aumenta el color rojo del aceite. Sin embargo, muchas personas lo maceran dentro de sus casas, igual que con otros oleomacerados, en un lugar oscuro y fresco mientras lo agitan diariamente. Si no tienes la posibilidad de hacerlo al sol y sereno puedes hacerlo dentro de casa, no te preocupes, será un aceite bien rojo también y con sus fabulosas propiedades medicinales. Puedes macerarlo 4 semanas o 40 días, como prefieras siempre y cuándo sean un mínio de 4 semanas.

La inexplicable magia del aceite de hipérico

Como hemos visto, uno de los compuestos del hipérico es la hiperforina. Una molécula que supuestamente, se oxida con la luz y se transforma en furohiperforina, sin embargo esto no ocurre durante la maceración al sol y sereno. 

La ciencia aún no ha podido resolver este gran enigma: ¿cómo puede ser que la hiperforina se mantenga intacta tras la maceración al sol y sereno? Increíble ¿no? 

Desmontando el mito de la fotosensibilidad del aceite de hipérico

¡Aún hay más magia en el hipérico!

Siempre se ha dicho que el oleato de hipérico es fotosensibilizante por su contenido en hipericina. ¡Menudo terror nos han puesto a todos con esta supuesta fotosensibilidad! Pero lo cierto es que no constan casos de fotosensibilidad por el uso de aceite de hipérico. Y eso no es todo, ni siquiera se ha encontrado hipericina en el aceite de hipérico, por lo que suponemos que no es soluble en aceite. ¿De dónde viene pues toda esta historia de la fotosensibilización? Parece que estos posibles efectos secundarios se han observado principalmente en animales que han ingerido extractos de hipérico en dosis terapéuticas muy por encima de las dosis terapéuticas. 

Debido a la falta de informes reportando casos de sensibilización de la piel tras la aplicación del aceite de hipérico, podemos pensar que el oleomacerado de hipérico no es fotosensibilizane y que a pesar de su color rojo y sus efectos antibacterianos, no contiene hipericina.  Aún así, por precaución, se sigue recomendando evitar la exposición solar tras la aplicación del oleato de hipérico.

REFERENCIAS: 

  • Arsic I, Žugic A, Antic DR, Zdunic G, Dekanski D, Markovic G, et al. Hypericum perforatum L. Hypericaceae/Guttiferae sunflower, olive and palm oil extracts attenuate cold restraint stress – Induced gastric lesions. Molecules. 2010;15(10):6688–98. 
  • Berdonces JL. Plantas medicinales. Guía de remedios naturales. Oberon; 2016.
  • European Scientific Cooperative On Phytotherapy. ESCOP monographs, The Scientific Foundation for Herbal Medicinal Products. Online series. Hyperci herba (St. John’s Wort). Exeter: ESCOP; 2018.
  • Flora Catalana. Hypericum perforatum L. Disponible en: http://www.floracatalana.net/hypericum-perforatum-l
  • Quer PF. Plantas medicinales. El Dioscórides renovado. Península; 2016.
  • Lyles JT, Kim A, Nelson K, Bullard-Roberts AL, Hajdari A, Mustafa B, et al. The chemical and antibacterial evaluation of St. John’s Wort oil macerates used in Kosovar traditional medicine. Front Microbiol. 2017;8(SEP):1–19. 
  • Tilgner SM. Herbal medicine from the heart of the earth. 3rd ed. Wise Acres LLC; 2020.
  • Vanaclocha B. Cañigueral S. Fitoterapia. Vademécum de prescirpción. Disponible en: www.fitoterapia.net

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *